Actor ateo salta a la fama burlándose de Dios y de la virgen Abogados y hasta el fiscal lo defienden

MADRID.- Un actor confeso ateo ha saltado a la fama en España, tras burlarse d Dios y de la virgen, a quien abogados y hasta el fiscal han exigido que se le suspenda el arresto y sea libertado, alegando que no ha violado ninguna ley y que, al contrario,  son las autoridades que violan la Ley de libre expresión al tratar de castigarlo por sus ofensas

Y lleno de valentia y orgulloso, «a su llegada a los juzgados, este lunes, Willy Toledo ha asegurado que: «Yo soy ateo y me cago en Dios todos los días, cada vez que se me cae un plato en el dedo gordo del pie y me hace daño, como hacemos la mayoría de ciudadanos de este país. Y voy a a seguir diciendo todo lo que me salga de las orejas decir«.

El actor está acusado de un delito contra la libertad de conciencia y de ofensa a los sentimientos religiosos y otro delito de obstrucción a la justicia (por negarse a comparecer ante el juez de instrucción), por unos comentarios que publicó en 2017 en Facebook en los que insultaba a Dios y a la Virgen en el juzgado de lo Penal número 26 de Madrid, precisa una crónica del portal RTVE.

«Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María», publicó el actor en esa red social en julio de 2017, por lo que la Asociación Abogados Cristianos interpuso una denuncia contra el actor y pide 22 meses de carcel para él.

La presidenta de la entidad, Polonia Castellanos, sostuvo que «no existe el derecho al insulto» y que «hay 21 países de la Unión Europea que castigan» ese delito. Y añade que Toledo «nunca se ha retractado, sino que ha seguido ofendiendo, por lo que no hay más opción que una condena económica».

Sobre el caso, ya el fiscal pidió en 2018 que fuera archivado al sostener que los comentarios del actor «pueden ser considerados de dudoso gusto» o «irrespetuosos» con los que «profesan la religión católica, pero no puede mantenerse que constituyan un delito de escarnio».

«Nos encontramos ante expresiones que, si bien pueden resultar malsonantes, incluso ofender a algunas personas, están amparadas por la libertad de expresión, máxime en el contexto de crítica política en el que son pronunciadas. Si todas las expresiones que ofenden a alguien fueran constitutivas de delito, habría más personas dentro de las prisiones que fuera», apunta el abogado de Willy Toledo, Endika Zulueta.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*