Aguas dulce y salada ayudan y evitan contagio del coronavirus

MADRID.-Las afirmaciones  de que el coronavirus puede infectarse en el agua fue aclarada mediante un trabajo de investigación  de científicos de España,  quienes han establecido que en aguas dulce y sus circunstancias son muchas las posibilidades de que el virus se contagie, contrario al agua salada, donde son pocas.

La noticia  cae como anillo al dedo a la industria turística mundial que ha sido bastante golpeada por los efectos de la pandemia, ya que devuelve la confianza sobre  la seguridad de playas y piscinas, pero aumenta los temores entre quienes gustan disfrutar de los balnearios, lagos, lagunas y otros cuerpos de agua.

Como resultado del estudio,  científicos españoles sugieren que la sal marina, las altas temperaturas y las radiaciones ultravioletas del sol favorecen la desactivación del virus SARS-CoV-2, segun lo que afirman seis investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

Señalan  que la infección en playas y piscinas es «muy poco probable» y que el peligro radica en que no se respete el distanciamiento físico entre quienes disfruten el agua, ademas de que la principal vía de transmisión del coronavirus en espacios como playas, ríos, lagos o piscinas «es a través de secreciones respiratorias que se generan con la tos y los estornudos y el contacto de persona a persona»

«En piscinas y spa, la concentración residual que deja en las aguas el uso de agentes desinfectantes «debería ser suficiente para la inactivación del virus. Además, en el caso de saunas y otras instalaciones con temperaturas elevadas (mayor de 60 grados centígrados, se espera que la supervivencia del virus sea reducida», indica la investigación cuyo resultado fue divulgado al  resto del mundo por el portal ruso de noticias RT.

Sobre el agua de mar, aunque los científicos alertan de que aún no existen datos de la persistencia del virus, aducen que el efecto de dilución y así como la presencia de sal marina «probablemente contribuyan a una disminución de la carga viral y a su inactivación«, según han comprobado al compararlo con virus similares.

Sostienen también  que en la arena de playas y riberas «la acción conjunta de la sal del agua de mar, la radiación ultravioleta solar y la alta temperatura» favorecería la inactivación de los agentes patógenos.

Alertan que el mayor riesgo se encontraría en zonas de agua dulce no tratada, como ríos, lagos o pozas, lugares en los que se debería extremar las medidas de precaución y evitar las aglomeraciones, según el estudio desarrollado a petición de la Secretaría de Estado de Turismo y del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE).

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*