Católicos filipinos decepcionados por cura abusaba de menores

MANILA.- El sacerdote estadounidense, Pius Hendricks, de 78 años, fue encarcelado por abusos sexuales contra menores en Filipinas, donde se desempeñaba por casi cuatro décadas,  en uno de los países más católicos del mundo.

Hendricks ministraba en  la iglesia del pueblo de Talustusan, donde cayó en desgracia cuando un extranjero comenzó a indagar sobre la extravagante generosidad del cura con los niños locales y sintió miedo de que su hermano menor se convirtiera en la próxima víctima, presentó  una querella contra  Hendricks y fue arrestado y acusado de abuso infantil.

El caso del sacerdote Hendricks pudo haber quedado estancado de no ser por la intervención del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos., que abrió una investigación propia amparándose en un estatuto que permite procesar los delitos sexuales a menores perpetrados por ciudadanos estadounidenses dentro o fuera de su territorio y presionó al Gobierno filipino a actuar.

El acusado era  admirado por la feligresía, pues reconstruyó la iglesia, presionó a los funcionarios para que pavimentaran los caminos de la aldea, condujo a los enfermos al hospital, pagaba las matriculas escolares de los niños pobres, repartía trabajos, préstamos y regalos, expresa una crónica compartida por el portal ruso RT en Español.

«Hay una cultura de silencio, de tapar todo», apunta el reverendo irlandés Shay Cullen que trabaja con víctimas de abusos sexuales en el país asiático, pues en el  humilde poblado donde Hendricks pasó casi la mitad de su vida, su afición por los niños fue ampliamente discutida por los aldeanos,  funcionarios locales y, según un ex hermano católico, también por los miembros del clero y   muchas personas creyeron durante mucho tiempo que era un pedófilo, pero nadie hizo nada  casi nada pese a  las sospechas.

Actualmente, las acusaciones han divido a los habitantes de Talustusan, incluso a familiares, y han aislado a los denunciantes, quienes señalan que los beneficios recibidos por la población gracias al cura impiden a la gente ver sus delitos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*