Hispana y su hija agredidas en Boston, Estados Unidos Grupos hispanos exigen castigo para las agresoras

BOSTON.- Una madre y su hija fueron atacadas salvajemente por otras dos mujeres estadounidenses por alegadamente haber escuchado que estaban hablando en español, lo que fue calificado como un crimen de odio por grupos defensores de los derechos civiles están pidiendo a la policía que presente cargos por delitos contra las agresoras.

Abogados de derechos civiles y otros grupos dijeron este lunes que la mujer de 46 años y su hija de 15 fueron «brutalmente agredidas» por dos mujeres blancas cerca de una estación de Metro en East Boston el 15 de febrero, publicaron los portales Noticias Univision y Noticieros Telemundo.

Indican que la madre, quien habló con periodistas y declinó dar su nombre completo para proteger a su hija, dijo que las dos estaban caminando a casa después de la cena cuando las mujeres, sin provocación, las atacaron mientras les gritaban «esto es América» ​​y «hablen inglés» o «vuelvan a su país (improperio)».

«Fuimos atacadas, golpeadas, mordidas», dijo la madre. Su hija, que no asistió a la conferencia de prensa, todavía lleva un collarín como consecuencia de  sus heridas, agregó.

La mujer dijo que ella y su hija también han tenido problemas para dormir y que ahora tienen miedo de subirse el Metro o hablar en español en público.

«Nos negamos a vivir con miedo», dijo en español a través de un intérprete la mujer, a quien sus abogados identificaron solo como Vásquez.

«Nos negamos a permanecer en silencio, ya que fuimos atacadas con base en nuestra raza, nuestro idioma y nuestra identidad»., sostuvo.

Un portavoz del departamento de policía confirmó que no se han hecho arrestos, pero que  el incidente sigue siendo investigado por la Unidad de Derechos Civiles.

Un  video difundido por ambos portales de noticias muestra a una mujer cruzando la calle y gritándole a otra antes de golpearlas. La otra mujer responde y otras personas intervienen antes de que llegue la policía de Boston.

Las dos mujeres acusadas de la agresión dijeron a los oficiales de policía que se acercaron a Vásquez y a su hija porque creían que las dos se estaban burlando de ellas, según el informe policial, que también proporcionó el departamento.

Grupos de derechos civiles dijeron que «los actos de racismo y xenofobia» son cada vez más comunes en el este de Boston, un vecindario predominantemente latino que ha luchado con la violencia de las pandillas MS-13 en los últimos años, pero que también está viendo un cambio demográfico en medio de un auge urbanístico que incluye apartamentos de lujo.

«Muchos residentes inmigrantes sienten la atmósfera hostil», dijo Luz Zambrano, del Centro de Desarrollo Cooperativo y Solidaridad, un grupo de East Boston, que se ha preocupado por la gentrificación del vecindario.

«Nuestro bienestar y seguridad están en riesgo. Necesitamos más apoyo de la ley. funcionarios de ejecución».

Los grupos dicen que la policía también necesita mejorar su proceso para identificar y responder a los crímenes de odio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*