Los desastres naturales ¿Serán castigos de Dios?

“Siento lástima por las víctimas, pero creo que es tembatsu [castigo divino].” Así se expresó un conocido político de Japón tras el terremoto de magnitud 9 y el posterior tsunami que golpearon su país en marzo de 2011.

Cuando más de 220.000 personas murieron en el terremoto de Haití en enero de 2010, un famoso telepredicador afirmó que eso se debió a que los haitianos “habían jurado un pacto con el Diablo” y que necesitaban “volver a Dios”.

“Dios quiere despertar nuestra insensible e indiferente conciencia”, declaró un cura católico cuando 79 personas murieron en una estampida en Manila (Filipinas). Un periódico local informó que “el 21% de los adultos creen que Dios está expresando su ira mediante los deslizamientos de tierra, tifones y otros desastres” que con frecuencia asolan el país.

LA CREENCIA de que Dios trae las catástrofes para castigar a los malos no es nueva. En 1755, después de que un terremoto, un incendio y un tsunami causaran unos 60.000 muertos en Lisboa (Portugal), el famoso filósofo Voltaire preguntó: “¿Tuvo Lisboa, que ya no es, más vicios que Londres, que París, en los deleites hundidas?”. En efecto, millones de personas se preguntan si Dios está castigando a la gente enviándole catástrofes. De hecho, en muchos países, a estas tragedias se las llama “actos de Dios”.

En vista de todo esto, cabe preguntarse: “¿Está empleando Dios desastres naturales con ese objetivo? ¿Son castigos suyos las recientes tragedias que ha sufrido la humanidad?”.

Hay quienes se apresuran a culpar a Dios. Para ello, señalan relatos bíblicos que declaran que él usó las fuerzas de la naturaleza con fines destructivos (Génesis 7:17-22; 18:20; 19:24, 25; Números 16:31-35). Sin embargo, un examen de todos estos relatos revela tres factores distintivos de las intervenciones divinas. Primero, hubo un aviso previo. Segundo, a diferencia de los desastres naturales —que acaban con buenos y malos por igual—, la destrucción no fue indiscriminada. Solo perecieron los malvados incorregibles y quienes desoyeron las advertencias. Y tercero, Dios siempre hizo posible que se salvaran los inocentes (Génesis 7:1, 23; 19:15-17; Números 16:23-27).

Nada indica que Dios haya causado los innumerables desastres que en nuestros tiempos han destrozado millones de vidas. Entonces, ¿a qué se debe el aparente aumento de tales catástrofes? ¿Cómo afrontar los desastres y sus consecuencias? ¿Llegará el día en que ya no ocurran?

Desastres naturales: ¿por qué tantos?

 

LOS desastres parecen ocupar siempre los titulares de las noticias. Nunca ha habido tantas víctimas debido a una calamidad u otra. El Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres, con sede en Bélgica, informa que tan solo en 2010 hubo 373 catástrofes, que segaron un mínimo de 296.000 vidas.

En las últimas décadas, la cifra anual de desastres registrados también ha aumentado notablemente. Por ejemplo, entre 1975 y 1999 estuvo muy por debajo de los 300, pero entre 2000 y 2010 alcanzó casi los 400. De ahí que muchos hoy día se pregunten por qué hay tantos desastres en nuestro tiempo.

Aunque a los desastres se les suele llamar “actos de Dios”, tal expresión es engañosa. Dios no está detrás de estas calamidades que afectan a tantas personas hoy día. Ahora bien, la Biblia sí predijo que nuestro tiempo estaría marcado por las catástrofes. Por ejemplo, en Mateo 24:7, 8 leemos estas palabras de Jesús: “Habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. Todas estas cosas son principio de dolores de angustia”. ¿Por qué profetizó Jesús tales sucesos, y qué significado tienen?

El Hijo de Dios estaba respondiendo a esta pregunta: “[¿]Qué será la señal […] de la conclusión del sistema de cosas?” (Mateo 24:3). Tras hablar de varias cosas que ocurrirían —entre ellas las calamidades ya mencionadas—, hizo esta relevante declaración: “Cuando vean suceder estas cosas, sepan que el reino de Dios está cerca” (Lucas 21:31). Por lo tanto, esos desastres naturales tienen mucha importancia para nosotros. Son una indicación de que se acercan cambios trascendentales.

Fuerzas que contribuyen a los desastres

Tal vez usted, como muchas otras personas, se pregunte: “Si Dios no es el culpable de los desastres, ¿quién o qué está detrás?”. Solo podemos comprender la respuesta si reconocemos esta importante verdad que se halla en la Biblia: “El mundo entero yace en el poder del  inicuo” (1 Juan 5:19). Este versículo revela que Dios no es el culpable de las terribles condiciones que vemos en el mundo. En muchas ocasiones, el culpable es su enemigo, el inicuo Satanás, al que la Biblia también llama “el Diablo” (Revelación [Apocalipsis] 12:9, 12).

Movido por su egoísmo, a este adversario de Dios no le importa que la gente muera. Con todo el mundo bajo su control, ha promovido esa misma actitud entre la humanidad. En realidad, la Biblia señaló este hecho al predecir que “en los últimos días” los hombres serían “amadores de sí mismos, amadores del dinero, presumidos, altivos” (2 Timoteo 3:1, 2). Así que no sorprende que el Diablo haya creado un sistema mundial que fomenta esas y otras características malvadas. Él fomenta la explotación egoísta y codiciosa de los recursos del planeta que a menudo pone a la gente en peligro.

¿De qué forma promueve las catástrofes el avariento sistema en que vivimos? Un informe de las Naciones Unidas sobre los desastres mundiales declara: “Con demasiada frecuencia la población se concentra en zonas peligrosas como las planicies aluviales. Además, la destrucción de los bosques y humedales está mermando la capacidad del medio ambiente de soportar las amenazas. Como si esto fuera poco, el incremento de la concentración de los gases de invernadero […] debido a la actividad humana amenaza con provocar un cambio climático y elevar el nivel del mar”. Aunque se dice que gran parte de esa “actividad humana” es necesaria para el progreso económico, no es más que el resultado de la actitud egoísta y ambiciosa que impera en el mundo.

Muchos expertos reconocen ahora que esta irresponsable actividad humana ha intensificado los efectos destructivos de los desastres. Lo cierto es que los seres humanos están ayudando al Diablo cuando apoyan un sistema que empeora los desastres.

Vemos, pues, que muchas catástrofes son fruto de la negligente mano del hombre. Algunas han sido más devastadoras debido al lugar donde se produjeron. En muchas partes del mundo, sus efectos se han agravado por los turbios manejos de individuos sin escrúpulos o porque grandes masas de población han tenido que mudarse a zonas peligrosas por culpa de las desigualdades económicas o sociales. Por supuesto, algunas víctimas sufren, no por el fallo o la negligencia de nadie, sino porque “el tiempo y el suceso imprevisto les acaecen a todos” (Eclesiastés 9:11).

En cualquier caso, ¿qué puede hacer usted si se ve afectado por un desastre natural? Veamos algunas medidas que puede tomar.

Cómo afrontar los desastres y sus efectos

Familia orando

En vista del aumento en la frecuencia y destructividad de los desastres naturales, veamos algunas cosas que pueden ayudar.

Alejarse del peligro.

La Biblia dice: “Sagaz es el que ha visto la calamidad y procede a ocultarse, pero los inexpertos han pasado adelante y tienen que sufrir la pena” (Proverbios 22:3). Este sabio consejo puede aplicarse aun antes de que ocurra un desastre. Si se da un aviso de erupción volcánica, inundación o huracán (o tifón), sería prudente que quienes se encuentren en la zona de riesgo se trasladen a un lugar seguro. La vida vale más que una casa u otras posesiones.

Algunas personas tal vez puedan optar por vivir en áreas más seguras. Un organismo oficial señala: “El riesgo de desastres presenta una gran concentración geográfica. Hay una proporción muy reducida de la superficie de la tierra que engloba la mayor parte del riesgo, y la mayoría de los futuros desastres de gran envergadura ocurrirán en esas zonas”. Este puede ser el caso, por ejemplo, de llanuras costeras o áreas cercanas a fallas geológicas. Si usted puede evitar vivir en tales lugares o puede mudarse a un sitio más seguro, reducirá enormemente el riesgo de verse afectado por un desastre.

Un plan de emergencia.

Sin importar cuántas precauciones tome, todavía puede ser víctima de una tragedia inesperada. Pero podrá afrontar mucho mejor la situación si tiene planeado lo que hará en caso de que ocurra. Esto también concuerda con el consejo de Proverbios 22:3, citado anteriormente. ¿Tiene preparado un equipo de emergencia? El manual 1-2-3 of Disaster Education (Medidas básicas contra los desastres) recomienda tener listos un botiquín de primeros auxilios, agua embotellada, alimentos no perecederos y los documentos importantes. También convendría repasar con toda la familia los tipos de desastres que pudieran producirse y lo que se haría en cada caso.

Familia prepara un equipo de emergencia

¿Tiene preparado un equipo de emergencia?

Extraído de: JW.ORG

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*