Matan 147 por una huelga policial los últimos días en Brasil Criminales la aprovecharon para cometer mas fechorías

BRASILIA.- Por lo menos 147 ciudadanos han resultado muertos los últimos  en Brasil, en medio de una huelga de policías y en plenas plenas fiestas de carnaval,  durante una  ola de violencia criminal  en el Estado de Ceará, en la región Nordeste del gigante sudamericano.

Los hechos trágicos han ocurrido en  medio de la huelga que la Policía Militar (PM) lleva a cabo desde la semana pasada para exigir mejoras laborales y salariales y según los últimos datos de la Secretaria de Seguridad Pública, recogidos por G1, en cinco días –desde la media noche del  pasado miércoles hasta este domingo– se registraron 147 asesinatos.

«Solo este domingo se contabilizaron 25 muertos. Uno de ellos era un guardia de prisión que recibió un disparo en la cabeza en la Fortaleza. El hombre estaba frente a una tienda de animales y cuatro sospechosos le dispararon desde un coche», precisa una crónica del portal RT..

Agrega que las autoridades también dijeron que el pasado  sábado hubo 34 asesinatos y que entre los fallecidos, un brasileño de 39 años y su hija de un año y 11 meses fueron asesinados dentro de su vivienda en Beberibe, en la costa de Ceará, por un grupo de hombres que  buscaban a una persona con la que discutieron horas antes, pero se confundieron de víctima.

Los criminales han aprovechado la huelga de los gentes de la PM, quienes han realizado amotinamientos en  varios cuarteles del Estado, para cometer sus fechorías, lo que se ha agravado  después que fracasaron las negociaciones para aumentarles los salarios. Y en el marco de las protestas.

Los agentes reclaman un aumento salarial por encima de lo propuesto por el gobernador de Ceará, Camilo Santana, que ofrece un incremento progresivo de los salarios de 3.400 reales (774 dólares) a 4.500 reales (1.025 dólares) hasta el 2022.

Durante los disturbios, Cid Gomes, ex alcalde del Estado brasileño de Ceará y actual senador del Partido Democrático Laborista (PDT), fue herido con dos disparos cuando intentó entrar en uno de los cuarteles tomado por la Policía, pero sobrevivió y ya fue dado de alta hospitalaria.

En este contexto, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, autorizó el uso de las Fuerzas Armadas para reforzar la seguridad en ese Estado, con el envío de 2.500 soldados del Ejército y 150 agentes de la Fuerza Nacional, además de 212 policías federales de carreteras.

Desde el comienzo de los altercados, más de 230 agentes fueron suspendidos y 37 han sido encarcelados por deserción.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*