Policía confirma murió regañada por operadora del 911 en EEUU Lectores de CNN y otros portales hicieron muchas críticas

ARKANSAS.-  Al comunicarse de manera desesperada  con una operadora del sistema de emergencias 911, para que enviara personal a socorrerla porque se estaba ahogando dentro de su carro,  las penúltimas palabras escuchadas por Debra Stevens fueron reproches.
Esa situación en que  Stevens, de 47 años,  perdió la vida mientras estaba trabajando como repartidora de  periódicos en la localidad Fort Smith,  fue confirmada por la Policía que ha investigado el caso.

 La mujer fue sorprendida por una repentina inundación mientras se desplazaba en su carro   por lo que hizo su  última desesperada llamada al 911, que según la Policía  duró 22 minutos, sin que un personal de emergencia se presentara a  salvarla.

La última persona con la que habló Debra fue una operadora que, según admitió el Departamento de Policía de Fort Smith, sonaba «insensible e indiferente a veces».

La pesquisa estableció que Stevens dijo a la operadora que estaba en «una emergencia grave» y que el agua estaba creciendo rápidamente. Lloraba e insistía en que iba a morir, pero tuvo dificultades para describir su ubicación, por lo que era difícil de mandarle ayuda.

«No va a morir. No sé por qué se está volviendo loca. (…) Así no está haciendo nada más que perder su oxígeno. Así que cálmese«, dijo la operadora, identificada como Donna Reneau, en un audio publicado por la Policía

Después, parece como que la operadora regañe a Stevens por conducir en un área inundada, pero la hoy difunta adujo que no vio el agua y explicó, llorando desconsoladamente, que el agua ya le estaba llegando hasta el pecho.

«Esto te enseñará a no conducir en el agua la próxima vez«, dijo la operadora, a la que más tarde se puede escuchar atendiendo también otras llamadas.

«¡Voy a morir!«, dijo Stevens, y gritó que no podía respirar. «Está respirando bien porque me está gritando. Así que, cálmese. Sé que está asustada. Espere», contestó Donna, pero Stevens no dijo nada más.

«Dios mío. Parece que ahora está bajo el agua«, reaccionó finalmente la operadora. Los equipos de rescate llegaron al vehículo de Stevens unos 58 minutos después y no lograron revivirla.

Reneau estaba trabajando su turno final ese día y según la Policía, pese a que en su conversación se escuchan  regaños  hizo «esfuerzos sinceros» para localizar y salvar a Stevens.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*