Proponen castración química y hasta pena de muerte por crímenes horrendos en RD Repetición de propuestas se debe a otro hecho horrendo

SANTO DOMINGO.- Nuevamente y  ya van como ocho veces se han levantado voces que proponen la castración química y hasta la pena de muerte contra los autores de crímenes horrendos en el país y esta vez se debe a que un niño de nueve años fue violado, asesinado a cuchilladas y luego quemado por uno joven de los denominados NNIs, porque ni estudian ni trabajan.

La propuesta de la castración química esta vez fue el diputado por  la provincia de El Seibo, Jean Luis Rodríguez, quien  lamentó que nuevamente un niño de nueve años haya sido asesinado de seis puñaladas y abusado sexualmente, sin que hasta el momento la Cámara de Diputados haya conocido el proyecto de ley que autorice la castración química por violaciones horrendas, especialmente a los reincidentes.

Rodríguez se refiere al caso del menor Leonardo Montero, ocurrido esta semana en el ensanche Isabelita,  al Este de la capital, asesinado y violado sexualmente por Ángel Reynoso Montero (El Negro), quien según la Policía ya admitió el bochornoso hecho.

El  confeso criminal cuya foto ilustra esta crónica, según la Policía,  ya les dijo a los investigadores que  cometió el crimen  con la mente nublada por las drogas y  las autoridades revelan que tienen  grabaciones donde  confesó  lo siguiente:

“Yo lo hice, sí, yo admito mi realidad, yo tenía tres días metiendo drogas y no sabía de nada. Yo me nublé mi mente. Yo no estaba acostumbrado a hacer eso. Fue bajo los efectos de las drogas”.

Al respecto, la Fiscalia del lado Este de la capital  informó que trabajan en la elaboración de un expediente con suficientes pruebas testimoniales, científicas y materiales, que sirvan para lograr una condena definitiva en un posterior juicio de fondo contra Reynoso Montero.

Al enterarse de que  Reynoso Montero había confesado la violación y muerte de su hijo, la señora  Mónica Montero,  madre de la víctima, admitió la versión dada por vecinos, de que Reynoso Montero guardaba su ropa en la casa, se bañaba y compartía con ella y con su hijo violado y asesinado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*