Ruso estuvo 60 días con covid narra su amarga experiencia

MOSCÚ.- El ruso Denís Ponomariov, quien estuvo dos meses interno afectado de coronavius relató su amarga  experiencia y dijo que no se la desea a nadie y que la ha contado para ver si quienes se exponen a contraer el virus toman consciencia y se previenen.

Se lamenta  cómo fue para él estar conectado a un equipo de ventilación mecánica, pero a la vez se lo agradece ya que pudo darse cuenta lo difícil que resulta para una persona infectada poder respirar por sí mismo para seguir con vida.

Entrevistado con el portal ruso de noticias RT, Ponomariov, de 35 años, dijo que se enfermó el pasado 5 de marzo con fiebre, tos y  pérdida de fuerza y que luego de una radiografía le diagnosticaron neumonía del lado derecho, tras lo cual tambien contrajo una  neumonía bacteriana y viral.

Dijo que su condición lo obligó a vivir bajo «un arsenal de medicamentos» y que  «todo se complicó» cuando los médicos le confirmaron que tenía covid-19, por lo que le suministraron antibióticos de amplio espectro, inmunoglobulinas y antipiréticos y «en general, cada aspecto dentro de mi grave condición fue combatido con una droga diferente».

En el tercer hospital que visitó, Denís fue tratado varios días por fiebre alta y enviado a una unidad de cuidados intensivos. En ese momento sus pulmones no podían sobrellevar solos el tratamiento y, aunque los especialistas intentaron mantener su capacidad pulmonar y nivel de oxigenación con mascarillas de oxígeno, el esfuerzo fue inútil.

«Necesitaba mantener estable mi capacidad pulmonar por cierto tiempo para que la droga más fuerte disponible hiciera efecto: anticuerpos monoclonales. Desafortunadamente, no pude hacerlo yo mismo, así que me ofrecieron un respirador artificial», explicó Denís.

Los médicos le dieron a conocer las consecuencias del tratamiento con respirador artificial y le advirtieron que si se negaba no había garantía de su recuperación y posiblemente su estado empeoraría, pero le aclararon que permanecer bajo ese aparato por mucho tiempo podría traer otros problemas, como barotraumatismo o daño traqueal.

Ponomariov asegura que durante ese periodo se sentía «como si estuviera bajo el agua» porque tenía «un montón de tubos» que le salían de la boca.»Lo más extraño fue sentir que la respiración no dependía de lo que yo hacía. Sentía que una máquina respiraba por mí», cuenta.

Esa condición lo obligó a comunicarse con los médicos a través de gestos o mensajes escritos a mano, que por la debilidad que sentía le costaba escribir. Sin embargo, pudo acostumbrarse, aunque permaneció «aislado del mundo exterior» y solo pudo escribirle a su esposa un par de veces. Lo que sabían de él sus familiares también era muy poco, y eso los mantuvo preocupados ese tiempo.

Cuando volvió a respirar por sí mismo, Denís afirma que fue «extraordinario» y se dio cuenta de lo importante de alegrarse por pequeñas cosas como esa o «levantarse de una cama y moverse».

Este 6 de mayo fue dado de alta, pero aún siente que no está recuperado del todo: «A menudo pierdo la fuerza y el aliento, aunque puedo hacer cosas simples como lavar los platos o tomar un baño».

Ponomariov subraya que lo que le pasó «no tiene nada divertido» y no le desea a nadie tener que pasar por la experiencia de un respirador artificial. Espera que su relato sirva de ejemplo a aquellos que continúan saliendo a la calle y desobedeciendo la cuarentena y así «pueda salvar algunas cuantas vidas».

Asimismo, invita a esas personas  no solo a pensar en su libertad individual, sino en que «todos tenemos una responsabilidad con nuestros familiares, a quienes, desafortunadamente, también podemos infectar»

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*